Pan amasado

Pan amasado

Estamos seguros que esta receta te va a encantar. Te ensañaremos cómo hacer pan amasado casero para que puedas disfrutarlo en casa. Es realmente fácil de preparar y siguiendo esta receta paso a paso te quedara esponjoso y blandito. Te alcanzará para 16 panes y estarán listos en 2 horas, pero no debes preocuparte por el tiempo, ya verás por qué.

Ingredientes

  • 2 tazas de harina
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 y 1/2 tazas de agua
  • 2 cucharadas de manteca
  • 1 cucharadita de levadura

Preparación

  1. Calienta un poco el agua, solo para que quede tibia.
  2. En un pequeño recipiente coloca la levadura y añade dos cucharadas de agua y mezcla un poco.
  3. En un bowl o recipiente hondo, agrega la harina, la sal y añade el resto del agua. Debes mezclar todo muy bien hasta que sea una mezcla homogénea. Luego agrega la levadura, la manteca derretida y amasa por unos 10 minutos.
  4. Tapa la masa con un paño y déjala reposando por una hora para que la levadura haga su trabajo. Luego separa la masa en 16 porciones iguales, dándoles la forma deseada.
  5. Unos 30 minutos antes de que termine de reposar la masa, precalienta el horno a 190 ºC.
  6. Enmantequilla y enharina la bandeja que vayas a llevar al horno. Coloca las 16 porciones de masa y pincha cada una con un tenedor.
  7. Coloca la bandeja en el horno durante 30 minutos y tendrás listo tu pan amasado.

Recomendaciones

  • La masa no debe pegarse a los dedos y debe quedar elástica. Si se te pega a los dedos solo debes agregar un poco más de harina hasta encontrar la consistencia perfecta. Recuerda que todas las harinas son diferentes.
  • Si por el contrario la masa te queda demasiado seca (no queda elástica), agrega un poco más de agua.
  • Para comprobar que el pan esta listo, no solo por tomar un color dorado, puedes pincharlo con un palillo. Si el palillo sale limpio está listo de lo contrario déjalo por unos 5 minutos más en el horno.
  • Es bueno amasar un poco la masa después de haberla dejado reposar. Ya que con esto sacaras el exceso de aire que haya podido quedar en la masa por el efecto de fermentación de la levadura.

Foto tomada de nuevamujer