Pan saborizado

Pan saborizado

Aquí te enseñaremos cómo hacer pan casero saborizado. En esta receta te explicamos paso a paso para que puedas prepararlo y disfrutarlo en casa. No importa si lo quieres de salame, queso o cebolla, aquí aprenderás a preparar los tres.

Tardarás 1 hora y 40 minutos en preparar 15 panes. Pero no te preocupes por el tiempo, ya verás por qué. ¿Qué esperas para aprender a prepararlos?

Ingredientes

  • 1 kilo de harina
  • Salame al gusto
  • 25 gramos de sal
  • 60 gramos de azúcar
  • 600 mililitros de agua
  • Queso rallado al gusto
  • 60 gramos de levadura
  • 100 gramos de manteca
  • Cebolla deshidratada al gusto

Preparación

  1. En un tazón agrega la harina, la levadura, el azúcar y mezcla un poco. Luego ve agregando poco a poco el agua y mezclando hasta incorporar todos los ingredientes.
  2. Luego agrega la mantequilla, la sal y mezcla de nuevo. Cuando tengas una masa elástica, amasa por unos 10 minutos.
  3. Tapa el tazón con un  paño y deja reposar la masa por 30 minutos. Mientras reposa, pica finamente el salame.
  4. Ahora divide la masa en 3 porciones iguales. A una de ella agrega el queso rallado, a otra la cebolla deshidratada y a la última el salame picado. Amasa un poco cada porción para incorporar bien los ingredientes.
  5. Ahora divide cada porción en 5 partes iguales, así tendrás un total de 15 panes. Dales la forma deseada y colócalos sobre una bandeja previamente engrasada y enharinada. Vuelve a tapar con un paño y deja reposar por 30 minutos.
  6. Unos 10 minutos antes de que termine de reposar calienta el horno a 180 ºC. Luego coloca la bandeja en el horno por 20 minutos y tendrás listo tu pan saborizado.

Recomendaciones

  • Para comprobar que los panes están listos, pínchalos con un palillo. Si este sale limpio es por que ya están listos, de lo contrario, déjalos 2 o 3 minutos más en el horno.
  • Para darles brillo puedes hacerlo de dos maneras. Puedes batir una clara de huevo y luego pintar cada pan antes de hornearlos o pintarlos con un poco de manteca derretida justo después de sacarlos del horno.
  • En el caso de saborizar con queso, puedes dejar solo un trozo de queso justo en el centro del pan. Ya depende de cómo te guste más.